La Fecundación in Vitro es la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio-in vitro-, con el fin de obtener embriones ya fecundados para transferir al útero materno. La fecundación de los óvulos puede llevarse a cabo mediante técnica de FIV convencional o Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI).

Fecundación In Vitro

Indicaciones

Causa desconocida de infertilidad o esterilidad. Fallos en ciclos previos de inseminación.

  • Ausencia o lesión en las trompas

  • Endometriosis.

  • Alteraciones en la ovulación.

  • Trastornos inmunológicos.

  • Alteraciones moderadas o severas en la movilidad, concentración o morfología de los espermatozoides.

  • Incapacidad de los espermatozoides para atravesar el moco cervical.

  • Eyaculación retrógrada.

  • Lesiones de columna.

Desarrollo del tratamiento

La Fecundación In Vitro consta de 4 fases

1. Fase de estimulación

Se realiza en general después de haber “bloqueado” farmacológicamente el ciclo natural. Una vez conseguido esto, se inicia la estimulación del ovario con las inyecciones diarias de hormonas denominadas gonadotropinas, que son autoadministradas de forma subcutánea por la propia paciente. El objetivo es lograr un desarrollo folicular múltiple, que nos permite obtener un número razonable de los ovocitos que pueden ser fecundados.

Fecundación In Vitro

2. Punción del ovario

Los ovocitos se extraen de los ovarios de la mujer a través de la punción de los folículos. Esta intervención se controla mediante ecografía y se suele realizar bajo analgesia de forma que no resulte dolorosa. Suele realizarse unos 11 días después del inicio del ciclo. El procedimiento no requiere ingreso y la paciente abandona la clínica en 30-60 minutos conociendo el número de ovocitos obtenidos, y con una aproximación a la calidad de estos. A continuación se preparan y clasifican en el laboratorio.

El semen, ha de ser obtenido casi al mismo tiempo que la extracción de los ovocitos, después de un período de abstinencia sexual. El semen se prepara en el laboratorio con el fin de eliminar ciertos componentes y seleccionar los espermatozoides más adecuados para fecundar.

Fecundación In Vitro

3. Fase de fertilización en el laboratorio

Fecundación In Vitro convencional

Se procede a poner en contacto los espermatozoides y los ovocitos, permaneciendo en incubación en medios y condiciones especiales durante horas.

El semen, ha de ser obtenido casi al mismo tiempo que la extracción de los ovocitos, después de un período de abstinencia sexual. El semen se prepara en el laboratorio con el fin de eliminar ciertos componentes y seleccionar los espermatozoides más adecuados para fecundar.

Fecundación In Vitro

ICSI (Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides).

La ICSI, es una técnica que se aplica cuando las tasas de fertilización esperadas serían nulas o muy bajas con FIV convencional:

  • Escaso número o calidad de los espermatozoides.
  • Anomalías severas de la morfología espermática.
  • Problemas de interacción entre óvulos y espermatozoides.
  • Escaso número de ovocitos.

Seleccionaremos el espermatozoide más adecuado, inyectándolo dentro cada óvulo. Esta opción es utilizada cada vez en más casos para optimizar los resultados de los tratamientos.

Una vez conseguida la fecundación, se seleccionan los embriones que serán transferidos en el útero de la paciente.

4. Transferencia de embrión

Consiste en introducir los embriones (como máximo tres) en el interior del útero. Se realiza habitualmente entre los 2 y los 3 días posteriores a la extracción de óvulos. El procedimiento es absolutamente indoloro y se suele realizar bajo control ecográfico. La mujer permanece en reposo durante 45- 60 minutos y se aconseja un reposo en su domicilio de 24-48 horas. La mujer seguirá un tratamiento hormonal, aplicado con óvulos vaginales de progesterona para favorecer la implantación embrionaria.

Fecundación In Vitro

Tasas de éxito

Fecundación in vitro (porcentajes)

Transferencia de descongelado